La frase

“Vivimos en un mundo ambiguo, las palabras no quieren decir nada, las ideas son cheques   sin  provisión, los valores carecen de valor, las personas son impenetrables, los hechos   amasijos de contradicciones, la verdad una quimera y la realidad un fenómeno tan difuso   que es difícil distinguirla del sueño, la fantasía o la alucinación”                                                                                                                                ( Julio Ramón Ribeyro, de sus Prosas Apátridas – 1975 )