La frase

 «Queremos tener la razón, que nuestra religión sea la mejor, lo que implica  que todas las             demás están equivocadas. Olvidamos que cuando hablamos de Dios, Brahman o el Tao               hablamos de lo trascendente, y nadie tiene en esto la última palabra»  ( Karen Armstrong )