Un atisbo de miedo, pompa, lágrima,
despertar con el día y descubrir
que aquello por lo cual nos despertábamos
respira ya en un alba diferente. 
Joaquín Sorolla, lienzo - Emily Dickinson, poema