La frase

Por qué uno corre a toda prisa hacia la propia ruina?; ¿por qué la destrucción resulta tan fascinante?; ¿por qué, cuando uno está en la cumbre, no puede sino saltar? Nadie lo sabe, pero así son las cosas.  ( Oscar Wilde )