La frase

         “No se puede gobernar con la pura coerción, hacen falta (consensos) fuerzas ficticias”                                                                                                                                    ( Paul Valéry )