La frase

«Puedes querer a tus lectores e intentar darles lo mejor, pero siempre tienes que darles algo     tuyo. Si empiezas a intentar darles algo que ellos te han pedido, la literatura se convierte en   clientelismo»  Gilles Legardinier )