La frase

“A veces no queremos saber, por vergüenza, por angustia, por intereses más o menos oscuros.   Es por eso que no preguntamos, o no leemos, o no cedemos en nuestras opiniones, o       evitamos los conflictos, o lo racionalizamos todo. Son formas, todas, de no querer saber”                                                                                                                                                 Jacques Lacan )

Mario Puzo, de jugador de póker a novelista de El Padrino

Francis Ford Coppola, director de la saga de El Padrino, ha hecho el anuncio de que ha finalizado una nueva versión de la tercera entrega, que además de la inclusión de otras escenas y retoques técnicos, introduce un nuevo final que en su momento el director consideró más acorde con la historia. Mencionó además que, junto con el autor de la novela y guionista Mario Puzo, sopesaron que la trilogía tuviera una cuarta entrega, la que finalmente no llegó a materializarse. Y si bien Puzo y la serie tuvieron una coincidencia feliz de mutuo beneficio, la historia de vida del escritor, de quien se cumple el centenario de su nacimiento (Nueva York, 1920 – 1999), tuvo sus propios episodios como para realizar otra exitosa ficción, antes de que este tuviera la oportunidad de convertirse  en un famoso novelista -singular para quien nunca antes había conocido a un gángster-, y la saga fílmica en un suceso de dimensión universal

Mario Puzo conoció de primera mano la mísera vida de los italianos en la Nueva York de 1920 pero todo cambió cuando, asediado por las deudas, publicó “El Padrino“, la novela que le encumbró y que acabó idealizando para siempre al capo mafioso.

El escritor, de cuyo nacimiento se cumple el primer centenario, contribuyó con su célebre obra y su posterior adaptación cinematográfica a construir los clichés de la Cosa Nostra en Estados Unidos, y de los bajos fondos del crimen organizado.

Una infancia en la “cocina del infierno”

Puzo nació el 15 de octubre de 1920 en una Nueva York que recibía a miles de italianos y europeos en busca de suerte. Sus padres eran dos inmigrantes analfabetos de la zona de Nápoles (sur) que se instalaron en Manhattan y tuvieron ocho hijos.

Su infancia no fue fácil, como la del resto de los niños inmigrantes en aquella metrópoli. En sus calles pidió limosna y realizó todo tipo de trabajos precarios pero, como suele ocurrir, el hambre afiló su ingenio y en su adolescencia era ya un experto jugador de póker.

Sin embargo aquel hijo de italianos pronto se sintió atraído por la literatura y, tras prestar servicio militar durante la II Guerra Mundial, se matriculó en la Universidad de Columbia para estudiar ciencias sociales y escritura creativa.

Enseguida empezó a publicar historias policiales por entregas en varias revistas del momento, y en 1946 se casó con Erika Broske, con quien tuvo cinco hijos.

Sus dos primeras novelas, bien acogidas por la crítica pero no por el público, fueron “Dark arena” (1955) y “The Fortunate Pilgrim” (1965), esta última sobre una familia de “Little Italy” en los años treinta y de la que se haría una serie con Sophia Loren.

El éxito de “El Padrino”

Pero Puzo no saborearía realmente las miles del éxito hasta que en 1969 publicó “El Padrino” (The Godfather) sobre la mafia italiana en Estados Unidos, acerca de sus códigos y sus guerras, creando para la posteridad el estereotipo del capo mafioso, el de Don Vito Corleone.

Lo hizo por dinero. Un agente literario le propuso la historia al conocerle en la editorial en la que trabajaba y el escritor aceptó porque las deudas por el juego le llegaban al cuello.

Así lo reconoce él mismo con “vergüenza” en las memorias “The Godfather papers & other confessions”: “Lo escribí por el dinero, tenía 45 años y estaba cansado de ser un artista. Además debía veinte mil dólares a familiares y bancos”, rememoraba.

Puzo además confesaba que no había visto a un mafioso en su vida: “Nunca conocí a un gángster, conocía bastante bien el mundo del juego, pero eso es todo”, puntualizaba.

Lo cierto es que en aquellos momentos la mafia en la Gran Manzana y sus luchas de poder empezaban ya a ser desveladas, y eso le sirvió para documentarse. Basta citar el proceso al primer arrepentido de la mafia neoyorquina, Joe Valachi, quien en 1963 había dado detalles sobre las cinco familias que se disputaban el control de la ciudad.

En este contexto, en el que la opinión pública asistía asombrada al surgimiento de este tipo de crimen organizado, Puzo se puso manos a la obra y escribió “El Padrino”, su obra culmen, con la que se hizo rico vendiendo millones de ejemplares en todo el planeta.

La saga de “El Padrino” arrasa en el cine

A este arrollador éxito le siguió una prometedora trilogía cinematográfica dirigida por Francis Ford Coppola, con quien Puzo se embarcó en la redacción del guion, y para la que se contó con figuras como Marlon Brando como Don Vito o Al Pacino como su hijo, Michael Corleone.

El propio Puzo se obstinó en que Brando diera vida al patriarca de la Cosa Nostra y en alguna ocasión reconoció que para crear el personaje se inspiró en la figura de su madre y en su voz, la de una autoridad de una familia numerosa en un hábitat hostil.

Las películas recibieron un aluvión de galardones y premios, y Puzo se alzó con dos premios Oscar por el guion de la primera y de la segunda parte.

El Padrino, ¿un cliché?

En Italia las obras sobre la mafia, un problema bien real, suelen suscitar el mismo debate. ¿Crean patrones de comportamiento entre los capos y sus secuaces? ¿Son un buen ejemplo para los jóvenes? En definitiva, ¿puede la vida llegar a imitar al arte?

Se sabe que los criminales frecuentemente se interesan por lo que el cine o la literatura cuenta de ellos. Precisamente “El Padrino” fue encontrado en el escondite de uno de los capos más buscados del famoso clan siciliano de los Corleoneses, Leoluca Bagarella.

La obra de Puzo siempre ha sido criticada por dar una pátina de honorabilidad al hampa italo-estadounidense, pero lo mismo ocurre con las innumerables obras que se han hecho sobre esta cuestión desde entonces por el temor a que el mal acabe siendo emulado.

La vida después de los Corleone

Puzo, millonario y henchido de éxito, siguió escribiendo. En 1978 publicó “Fools die”, crítica descarnada a la sociedad estadounidense, aunque quedó prendado para siempre de la mafia.

Otro de sus libros sobre este tema es “The Sicilian” (1984), sobre el bandolero Salvatore Giuliano, y en 1996 sacó “The last Don”, otra novela sobre traiciones, servilismos y “vendettas”.

El escritor falleció el 2 de julio de 1999 a los 79 años en su casa de Long Island a causa de un paro cardíaco. En su escritorio, a modo de epílogo, cocinaba sus últimas dos novelas.

Una sobre el papa Alejandro VI Borgia, patriarca de una familia que enredó con un sinfín de intrigas en la Italia del siglo XV, y la otra “Omertà”, un libro sobre el código de silencio de la mafia siciliana terminado por su última pareja, Carol Gino.

(Este artículo fue publicado en el diario El Universal de México)

La frase

“Me gustan los hombres que ejercen su fuerza ayudándote con discreción a vivir. Me gustan   los que lo hacen sin demasiadas palabras, sin grandes halagos, sin pretender recompensas.   La comprensión verdadera de la mujer me parece el más elevado ejercicio de la inteligencia y   la capacidad masculina de amar”                ( Elena Ferrante )

Quino, Mafalda, y las contradicciones del mundo

Hace contadas horas, a la edad de 88 años fallecía el dibujante Joaquín Lavado Tejón (Guaymallén, Argentina, 1932 – 2020), más conocido por su pseudónimo: Quino.

El hecho ha generado innumerables muestras de pesar de todo tipo, solo basta hacer un repaso por las principales cabeceras de las publicaciones de todo el mundo para apreciar la repercusión de la noticia, y comprender también, el alcance de la obra del genial caricaturista y de sus criaturas: Mafalda y sus amigos. Y es que la profundidad de la tira, que cumplía la edad de 56 años, excedió mucho más allá del mero término de cómica, cuando se adentraba en ideas y pensamientos que buscaban hacen reír a la vez que reflexionar al lector.

Sus historias acotadas en forma de viñetas lograron la aceptación de grandes y chicos, haciéndole merecedor de infinidad de premios y galardones, entre ellos, la Medalla de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, y el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades del año 2014. Tal vez porque, como todo buen relato breve, resumía en pocas líneas conceptos que sobrepasaban los márgenes mismos del dibujo.

Vaya también nuestro homenaje con algunas muestras de sus creaciones:

Imagen

tiras comicas de mafalda en blanco y negro

tiras comicas de maflada en español