La frase

“Me gustan los hombres que ejercen su fuerza ayudándote con discreción a vivir. Me gustan   los que lo hacen sin demasiadas palabras, sin grandes halagos, sin pretender recompensas.   La comprensión verdadera de la mujer me parece el más elevado ejercicio de la inteligencia y   la capacidad masculina de amar”                ( Elena Ferrante )