La frase

  “La novela es una corriente de agua y el poema es un coágulo. La novela es combinar                     memoria e imaginación, exige unas posaderas de acero y dedicarse muchas horas. El poema     no se sabe nunca de dónde viene, y requiere de una intensidad de lenguaje con sus propias       bases semánticas”        ( Valentí Puig )